EL SUSURRO DE UNA NUBE DE CARBONCILLO

Image photo (1)

¿Puede susurrar el carboncillo? Observando los dibujos en pequeño formato, de Sofía Jack, yo diría que sí.

Con su batuta de carbón prensado, en la mano, Sofía Jack orquesta el movimiento de las danzarinas y revoltosas partículas de carbón.

El carboncillo, dada su naturaleza rebelde e inestable, requiere un proceso de aprendizaje para consiguir domesticarlo; se trata de una cuestión de oficio, según Sofía.

Poco a poco, con paciencia, tiempo y perseverancia su batuta se va desgranando en un fino polvillo que comienza a colonizar el blanco del papel. La pátina que lo va cubriendo ordena un delicado espacio de luces y sombras que parece susurrar a los ojos, pero al que hay que acercarse, para que nos llegue su rumor lejano cohibido bajo las capas del inflexible fijador.

Según Mallarmé,  y su particular visión acerca del significado del color de la escritura, éste pensaba que, además de la tinta negra se podía escribir a lápiz: medio más apropiado, según él, para lo más secreto, lo menos seguro; cómo le escribió a su amigo Paul Valéry en una de sus cartas: “para que tenga el aire de una de esas buenas conversaciones de amigos, apartados y en voz baja”.

Pero, ¿Qué hay antes del susurro? Para acercarnos a esta cuestión seguiremos el esquema propuesto por Sofía acerca de su proceso de trabajo.

Sin título1

(Dibujos de Sofía Jack)

ESPACIO DE TRABAJO:

Sin título12

Partimos de una emoción fugaz pero intensa; del famoso “punctum”, de Roland Barthes (o, como dice Foncuberta, a propósito de las imágenes que nos punzan: “es como si Cúpido y Bathes se hubieran aliado”).

PROYECTAR:

Sin título123

Sofía comienza a hacerse preguntas, avanza a tientas, desorientada, guiada por vagas intuiciones que no sabe a dónde la van a conducir. Somete a observación la emoción desaparecida de aquello que la tocó emocionalmente. Puede que la emoción haya desparecido pero no su interés por la misma.

MATERIAL:

Sin título1234

Ha llegado el momento de jugar con los materiales y seguir haciéndose preguntas. Otra forma de intentar recordar, de recuperar esa emoción inicial.

TÉCNICA:

12345

Comienza a mirar y trabajar la lógica interna del lenguaje visual. Éste se ramifica con el fin de llegar a una idea. Empiezan las luchas internas, las ambivalencias propias ante la multiplicidad de elecciones. ¿Cuál es el disfraz que realmente quiere mostrar al espectador? La técnica ha de adaptarse a la idea  y produce un cambio visual: un cambio de disfraz bajo el que, según ella, no siempre será reconocible su trabajo: dibujos, animaciones digitales,  instalaciones…

PRODUCCIÓN:

123456

Sofía considera la producción como una negociación con la realidad: surgen las limitaciones, los riesgos… pero, al mismo tiempo, esto le permite trabajar con otras personas, adquirir conocimientos de nuevas técnicas…

ImageImageImage

PROCESO:

Surge un proceso de búsqueda, un tiempo para encontrar influencias y afinidades electivas; de documentación  y estudio, para hallar la atmósfera y el espacio adecuados, que encuentra, en el caso de sus dibujos a carboncillo, en los volúmenes de Taschen dedicados a la arquitectura, el diseño industrial y las artes decorativas.

Y como piedras salpicando el camino de obstáculos están las excusas: las excusas para dejar para mañana lo que puedes hacer hoy; aunque también, al contrario, yo he encontrado la excusa perfecta para jugar a ver nubes de carbón atrapadas en forma de escaleras, dormitorios… que me susurran desde su parcela de intimidad.

Image

 

Beatriz Álvarez 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: