LA GRAMÁTICA DE POTIPOTI

Image
Por Beatriz Álvarez García

Cuando el verbo se hace carne;
cuando la carne se hace tela;
cuando la tela se hace pattern, patrón, estampado…
Cuando el pattern se hace palabra:
POTIPOTI: pattern hecho con letras.
POTIPOTI POTIPOTI: pattern hecho con palabras.

Nando Cornejo y Silvia Salvador son el dúo que juega a mover los los hilos ( nunca mejor dicho) de Potipoti.
Potipoti Graphic Fashion nació con la ilusión de aunar moda, arte y diseño gráfico.
El término pluridisciplinar tan empleado ahora en el ámbito de la práctica artística podría definir perfectamente su trabajo, en el que no queda claro, donde se encuentran los límites entre estas tres disciplinas. En busca de una reinvención constante, estas tres fronteras tienden a difuminarse pero, eso sí, sin perder nunca de vista la urdimbre sobre la que se teje su proyecto.

En la “Gramática del ornamento” del inglés Owen Jones (libro que acabo de descubrir gracias una profesora a la que tengo gran aprecio y cuyo título y contendido me ha servido de inspiración para arrancar la presente crónica) se recogen una serie de ilustraciones de los más variados diseños ornamentales procedentes de varias culturas y civilizaciones. Bien mirado, y tal como los ha dispuesto el autor, parecen algo así como un catálogo de retales del ornamento colectivo de la humanidad.

La razón por la que traigo a colación este libro es porque, a mi modo de ver, encuentro ciertos paralelismos entre éste y la manera en que considero que abordan y entienden, Nando y Silvia, su papel como diseñadores. En su afán por investigar y experimentar dentro de la práctica del diseño sacan partido fruto de sus viajes a las cosas más insospechadas que se encuentran en su camino y que consiguen, asimismo, trasladar con éxito al ámbito de sus creaciones textiles.

A pesar de que vivimos en un mundo que tiende cada vez más a la homogeneidad es por ello por lo que quizá precisamente sintamos la necesidad de tratar que se filtre un soplo de heterogeneidad que se manifieste, en relación a lo aquí tratado y para no irme por otros derroteros, en la posibilidad de elegir cual queremos que sea nuestra gramática de la indumentaria. Por lo que considero que tras esta sucinta introducción a la gramática de Potipoti, que dejo ya que cada cual investigue sobre la misma si así lo desea, supongo que ahora ha llegado el turno de que juguemos nosotros a construir la nuestra. Potipoti puede ser un buen ejemplo para ello; un pequeño claro en el bosque sembrado de sombras con formas naíf a punto de germinar.

http://bellasartes.ucm.es/taller-de-estampacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: