ESPECIES DE ESPACIOS: EL ESTUDIO DEL ARTISTA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ESPECIES DE ESPACIOS: EL ESTUDIO DEL ARTISTA

“Los espacios se han multiplicado,
fragmentado y diversificado.
Los hay de todos los tamaños
y especies, para todos los usos
y para todas las funciones.
Vivir es pasar de un espacio
a otro haciendo lo posible para no golpearse”.

Georges Perec, Especies de espacios

“Si la montaña no va a Mahoma,
Mahoma va a la montaña”.

Sir Francis Bacon, Ensayos

1ª VISITA: El estudio de Fernando Baena.

El artista Fernando Baena nos acoge en su domicilio particular donde nos recibe con un agradable ágape de bienvenida.
La visita transcurre en un ambiente cómodo y acogedor, durante la cual se establece un diálogo ágil y fluido con el artista, animado por su tono jovial y amistoso.
Desde un primer momento, queda aclarada la cuestión que para él espacio para vivir y espacio para crear se desarrollan en el mismo inmueble, aunque no siempre ha sido así. Por razones obvias (cuestiones de índole económica, necesidad de espacio en función de la actividad ha desarrollar…) nos cuenta que ha trabajo en estudios compartidos con otros artistas pero finalmente la evolución de su obra le ha llevado a establecer su estudio en el mismo sitio donde vive.

Tras un breve repaso a su trayectoria artística, nos habla también de la importancia que ha tenido para él su período de formación en la facultad de Bellas artes de Madrid, durante el cual dice que ante todo aprendió a pintar y a dibujar y del que deja clara constancia de como éste aprendizaje ha influido a lo largo del tiempo en su modo de trabajar. De hecho, a pesar, de que cómo él dice: ha abandonado la pintura y el dibujo, considera a éste último como la esencia del arte.

Me parece interesante reseñar, especialmente, para los estudiantes de bellas artes, el paralelismo que establece, Fernando, entre el proceso de pintar ( encajar, aplicar el color…) y cómo éste le ha sido de gran utilidad para extrapolarlo a otros ámbitos que, a priori, no tendrían mucho que ver con la realización de una pintura.
En resumen: dice trabajar con un proceso de pintor.

Nos habla de la responsabilidad y la ética del artista con respecto a su propia obra lo cual genera un cierto debate en torno a cuestiones de gran interés, creo yo, para todo el mundo, se dediquen o no a la creación artística.
A raíz de ello salen a colación el eterno dilema entre el papel del artista, y su compleja, contradictoria, y no exenta de ambigüedades, relación con la sociedad y las instituciones de poder; la necesidad de hacer arte, la personalidad y actitud del artista… A raíz de ello me acordé de unas frases de, Cesare Pavese, extraídas de “El oficio de vivir”: Esencialmente, ¿ Por qué deseamos ser grandes, ser genios creadores? ¿Por la posteridad? No. ¿Para andar entre gente que te señale con el dedo? No. Para soportar el trabajo cotidiano con la certeza de que cuanto se hace vale la pena, es algo único. Para el hoy, no para la eternidad. También, si la ética y la coherencia en el trabajo van necesariamente unidas de la mano…

Respecto a esto último, y a título personal, quiero creer que Adorno tenía razón al considerar la inteligencia como una categoría moral, como el equilibro entre la emoción y la inteligencia, pues el arte no creo que sea tan solo una cuestión de emoción sino también de inteligencia, y entiendo aquí la inteligencia al modo de Joseph Beuys: “La intuición es la forma superior de la razón”. El propio Fernando nos refiere que su trabajo es muy intuitivo.

Desde su línea de trabajo más relacionada con el ámbito de las intervenciones, el arte de acción y la performance se muestra bastante crítico con respecto al papel pasivo e irreflexivo del público en dichos contextos artísticos, ya que a su juicio, no solo el artista ha de mantener una postura coherente con respecto a lo que se propone hacer sino que también hace hincapié en el cuestionamiento de la recepción de la obra por parte del espectador, su reflexión y su responsabilidad; de ahí que ésta se vea sometida a posibles “perversiones” en la recepción del mensaje, como él mismo dice.

Ya para finalizar, podría concluirse que el estudio de Fernando como el de la mayoría, sino todos, creo yo (artistas o no) reside en el interior de su mente, en trabajar desde la imaginación y el pensamiento. A continuación, dejo unas bonitas frases de Gaston Bachelard de su libro La poética del espacio que creo ilustran en cierto modo lo anterior: En el análisis de las imágenes de inmensidad realizaríamos en nosotros el ser puro de la imaginación pura. Aparecería entonces claramente que las obras de arte son los subproductos de este existencialismo del ser imaginante.

http://www.bellasartes.ucm.es/invasores

Beatriz Álvarez García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: