En esta cuarta edición del Taller “El poema: instrucciones de uso” hemos contado con dos invitados con varios libros de poesía publicados para que complementaran las sesiones.Miguel Ángel Bernat (Madrid, 1954) es un poeta de versos silenciosos y desnudos. Probablemente no se puede expresar de otro modo la dimensión espiritual de la existencia. Este tema y el amor por la pintura y la naturaleza son recurrente en sus libros. Pilar González España (Madrid, 1960) utiliza las palabras de forma casi material, sirviéndose de ellas para expresar una intimidad trémula y emotiva. El aspecto oral de su poesía tiene un peso poco común entre sus contemporáneos.

 

IMG_9493 IMG_9482

 

 

IMG_9476

 

 

 

IMG_9567 IMG_9570 IMG_9571

http://bellasartes.ucm.es/extension

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 15.59.03 

En La nueva novela, su autor, Juan Luis Martínez se dedica en uno de sus capítulos a dar “respuestas” a problemas de Jean Tardieu. Ante la pregunta de Tardieu: Dado un muro, ¿Qué pasa detrás? Juan Luis Martínez responde: Hay hombres construyendo otro muro. Frente a ese nuevo muro vuélvase a la proposición: “Dado un muro, ¿qué pasa detrás?”-Hay otros hombres construyendo otro muro frente al cual está usted preguntando: DADO UN MURO, ¿QUÉ PASA DETRÁS?…DADO UN MURO, ¿QUÉ PASA DETRÁS?

Por mi parte, en vez de hacerme eco de la pregunta de Jean Tardieu, he optado por desviar la trayectoria de esta pregunta (que rebota, incesantemente, de una pared a otra) hacia una ventana, reformulando, por tanto, un poco, la esencia del eco de la cuestión: Dada una ventana, ¿Qué hay detrás? ¿Qué hay delante? ¿Otra ventana? Dada una ventana, ¿Qué hay detrás? ¿Qué hay delante? ¿Otra ventana? Dada una ventana…

 

FRESH WIDOW

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 15.59.18

Del libro como ventana a la ventana como libro.

FRESH WINDOW

Del libro como exploración al explorador como libro.

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 15.59.25

FRENCH WINDOW

Del libro como información a la información como libro.

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 15.59.34

Del libro como ventana, exploración e información.

 Captura de pantalla 2013-11-25 a las 15.59.44

 De la ventana como libro, exploradora e informativa.

 Captura de pantalla 2013-11-25 a las 15.59.57

Desde una ventana de matrioska; desde una matrioska de ventanas: este conato de texto conceptual está dedicado a MARIANO MAYER por descubrirme/abrirme nuevos libro-ventanas, ventana-libros, ventanas- libro, libros-ventana… al mundo:

 Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.05

7

NOTAS A PIE DE IMAGEN que me han ayudado a  C   A   M   I   N   A   R     por el texto:

LEYENDA:

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.25

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.321   Collage digital  de imaginación lúdica.

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.322   Fresh Widow, Marcel Duchamp.

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.323   Fresh Window (juego de palabras a partir de la obra de Duchamp)

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.32French Windows (continuación del juego de palabras).

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.325   Sin título, Chema Madoz.

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.326   Sin título, Chema Madoz.

Captura de pantalla 2013-11-25 a las 16.00.327 Conato de caligrama de agradecimiento a Mariano Mayer.

Beatriz Álvarez 

 2MarianoMayer1MarianoMayer3MarianoMayer4MarianoMayer5MarianoMayer6MarinaoMayer7MarianoMayer                          

Sin título1

Marlon de Azambuja parece que en vez de tener pestañas en los ojos, tuviese grapas. Hay personas así.

Leonardo da Vinci tiene una frase que ilustra muy bien lo que pretendo decir: “Cuando veas alguna pared manchada en muchas partes, o algunas piedras jaspeadas, podrás, mirándolas con cuidado y atención, advertir la invención y semejanza de algunos paisajes, batallas, actitudes prontas de figuras, fisonomías extrañas, ropas particulares y otras infinitas cosas; porque de semejantes confusiones es de donde el ingenio saca sus mayores invenciones”.

¿Quién no ha jugado alguna vez a ver caras en los objetos, formas en las nubes, o en los desconchados de la pared? Ya en el paleolítico este juego estaba presente en el arte rupestre de las cuevas.

Pero, ¿A qué viene esto de que Marlon de Azambuja parezca tener grapas por pestañas?

Cierto día, nos cuenta Marlon, una pared de un cine X, captó su atención. La pared se iba cubriendo, con nuevos moteados, de restos de finas pieles de papel procedentes de carteles arrancados; hasta que un día observó que habían colocado un cartel en la pared sujeto con un montón de grapas, lo cual dificultaba e, incluso, impedía arrancarlo: una cuestión de resistencia.

Esta anécdota, en apariencia trivial, le impulsó a ver un gran potencial artístico en un objeto tan banal y funcional como es una grapa. Ello le condujo a reflexionar sobre modos de resistencia alternativos en contraposición a la pretensión de permanencia de la arquitectura. Parte de su obra hasta la fecha versa sobre el trabajo con las fachadas de emblemáticos edificios y museos.

Por otra parte, con gran sentido del humor y una fina ironía, nos relata sus vicisitudes al llegar a España desde Brasil y cómo, finalmente, consiguió, poco a poco, ir haciéndose un hueco en el panorama del mundo del arte español (a pesar de contar con más de un centenar de exposiciones antes de llegar a nuestro país).

Respecto al panorama artístico de España, lo que más le llamó la atención al llegar fue, según su opinión, la intención conservadora del arte, enfocada hacia la producción de objetos, en cierto modo, estandarizados, y que respondían a unas demandas concretas y pre-establecidas. Para resaltar esto, tuvo la ocurrencia de pintar de negro la pared del espacio expositivo de la galería con la intención de resaltar dicha uniformidad y transformar el espacio en una única exposición.

También nos habló de su proceso de trabajo y de sus intervenciones en el espacio público (llevadas a cabo en diversas ciudades del mundo) cuando cubre con cintas adhesivas de colores ciertos elementos de la ciudad, y de los diálogos que se establecen entre las obras y las personas. El extrañamiento y la curiosidad que provocan incitan a algunos a abrir agujeros para ver qué se oculta debajo de la superficie cubierta con cinta. Es interesante cómo el contexto influye a la hora de que percibamos las cosas. Evidentemente, el lugar condiciona la mirada, para bien o para mal. No se perciben las cosas del mismo modo en el espacio público que en una galería, un museo, o una feria de arte, por ejemplo. E incluso, trabajar en el espacio público, bajo la dirección de un festival internacional de música, como el de Benicàssim, contribuye a “domesticar” la mirada de la gente – como señala el propio Marlon- en detrimento de la pérdida de frescura de las intervenciones.

La sofisticación de su mirada, el ingenio de su pensamiento, su gran sentido del humor y fina ironía, le permiten plantear nuevas estrategias de juego artístico desde su bastión de cintas de embalar, y armado, al mismo tiempo, con su pequeño ejército de grapas.

Para resumir, al más puro estilo surrealista, sobre la visita al estudio del “Conde de Azambuja”: esta nueva invasión ha sido tan bella como el encuentro fortuito de un ejército de grapas sobre la fachada de un edificio transparente dentro del perímetro de seguridad de una fortaleza de cintas de embalar.

Beatriz Álvarez 

_MG_7810 _MG_7806 _MG_7805 _MG_7804 _MG_7803 _MG_7802 _MG_7801 _MG_7800 _MG_7797 _MG_7796 _MG_7795

Image photo (1)

¿Puede susurrar el carboncillo? Observando los dibujos en pequeño formato, de Sofía Jack, yo diría que sí.

Con su batuta de carbón prensado, en la mano, Sofía Jack orquesta el movimiento de las danzarinas y revoltosas partículas de carbón.

El carboncillo, dada su naturaleza rebelde e inestable, requiere un proceso de aprendizaje para consiguir domesticarlo; se trata de una cuestión de oficio, según Sofía.

Poco a poco, con paciencia, tiempo y perseverancia su batuta se va desgranando en un fino polvillo que comienza a colonizar el blanco del papel. La pátina que lo va cubriendo ordena un delicado espacio de luces y sombras que parece susurrar a los ojos, pero al que hay que acercarse, para que nos llegue su rumor lejano cohibido bajo las capas del inflexible fijador.

Según Mallarmé,  y su particular visión acerca del significado del color de la escritura, éste pensaba que, además de la tinta negra se podía escribir a lápiz: medio más apropiado, según él, para lo más secreto, lo menos seguro; cómo le escribió a su amigo Paul Valéry en una de sus cartas: “para que tenga el aire de una de esas buenas conversaciones de amigos, apartados y en voz baja”.

Pero, ¿Qué hay antes del susurro? Para acercarnos a esta cuestión seguiremos el esquema propuesto por Sofía acerca de su proceso de trabajo.

Sin título1

(Dibujos de Sofía Jack)

ESPACIO DE TRABAJO:

Sin título12

Partimos de una emoción fugaz pero intensa; del famoso “punctum”, de Roland Barthes (o, como dice Foncuberta, a propósito de las imágenes que nos punzan: “es como si Cúpido y Bathes se hubieran aliado”).

PROYECTAR:

Sin título123

Sofía comienza a hacerse preguntas, avanza a tientas, desorientada, guiada por vagas intuiciones que no sabe a dónde la van a conducir. Somete a observación la emoción desaparecida de aquello que la tocó emocionalmente. Puede que la emoción haya desparecido pero no su interés por la misma.

MATERIAL:

Sin título1234

Ha llegado el momento de jugar con los materiales y seguir haciéndose preguntas. Otra forma de intentar recordar, de recuperar esa emoción inicial.

TÉCNICA:

12345

Comienza a mirar y trabajar la lógica interna del lenguaje visual. Éste se ramifica con el fin de llegar a una idea. Empiezan las luchas internas, las ambivalencias propias ante la multiplicidad de elecciones. ¿Cuál es el disfraz que realmente quiere mostrar al espectador? La técnica ha de adaptarse a la idea  y produce un cambio visual: un cambio de disfraz bajo el que, según ella, no siempre será reconocible su trabajo: dibujos, animaciones digitales,  instalaciones…

PRODUCCIÓN:

123456

Sofía considera la producción como una negociación con la realidad: surgen las limitaciones, los riesgos… pero, al mismo tiempo, esto le permite trabajar con otras personas, adquirir conocimientos de nuevas técnicas…

ImageImageImage

PROCESO:

Surge un proceso de búsqueda, un tiempo para encontrar influencias y afinidades electivas; de documentación  y estudio, para hallar la atmósfera y el espacio adecuados, que encuentra, en el caso de sus dibujos a carboncillo, en los volúmenes de Taschen dedicados a la arquitectura, el diseño industrial y las artes decorativas.

Y como piedras salpicando el camino de obstáculos están las excusas: las excusas para dejar para mañana lo que puedes hacer hoy; aunque también, al contrario, yo he encontrado la excusa perfecta para jugar a ver nubes de carbón atrapadas en forma de escaleras, dormitorios… que me susurran desde su parcela de intimidad.

Image

 

Beatriz Álvarez 

 

4 El Vicedecanato de Extensión Universitaria de BBAA UCM, en paralelo a las actividades de su programa específico, inicia la convocatoria de propuestas para ACCIONES COMPLEMENTARIAS  correspondiente al año 2014. Se abre la petición de ayudas para la realización de proyectos inéditos que versen sobre cualquier faceta de la creación artística actual y que destaquen por la innovación, calidad y adecuación a los recursos disponibles. Para su valoración se tendrán en cuenta las circunstancias que recoge el documento “Criterios para valoración y adjudicación de las propuestas de Acciones Complementarias.” A la vez, queda abierto el plazo para RESIDENCIAS DE COLECTIVOS EN LA TRASERA.

DOCUMENTOS:

Condiciones de la Convocatoria de Acciones Complementarias

Criterios de Valoración y Adjudicación de la Convocatoria

Condiciones de la Convocatoria de Colectivos en Residencia en La Trasera 

Formulario de Acciones Complementarias 2014

Formulario para Agrupaciones en Residencia en La Trasera 2014

Plano de la Sala de Exposiciones

RECEPCIÓN DE PROPUESTAS HASTA 11 DE NOVIEMBRE DE 2013

Para CUALQUIER DUDA O CONSULTA escribe un mail a:   vicedecanato@art.ucm.es

3

Image
Por Beatriz Álvarez García

Cuando el verbo se hace carne;
cuando la carne se hace tela;
cuando la tela se hace pattern, patrón, estampado…
Cuando el pattern se hace palabra:
POTIPOTI: pattern hecho con letras.
POTIPOTI POTIPOTI: pattern hecho con palabras.

Nando Cornejo y Silvia Salvador son el dúo que juega a mover los los hilos ( nunca mejor dicho) de Potipoti.
Potipoti Graphic Fashion nació con la ilusión de aunar moda, arte y diseño gráfico.
El término pluridisciplinar tan empleado ahora en el ámbito de la práctica artística podría definir perfectamente su trabajo, en el que no queda claro, donde se encuentran los límites entre estas tres disciplinas. En busca de una reinvención constante, estas tres fronteras tienden a difuminarse pero, eso sí, sin perder nunca de vista la urdimbre sobre la que se teje su proyecto.

En la “Gramática del ornamento” del inglés Owen Jones (libro que acabo de descubrir gracias una profesora a la que tengo gran aprecio y cuyo título y contendido me ha servido de inspiración para arrancar la presente crónica) se recogen una serie de ilustraciones de los más variados diseños ornamentales procedentes de varias culturas y civilizaciones. Bien mirado, y tal como los ha dispuesto el autor, parecen algo así como un catálogo de retales del ornamento colectivo de la humanidad.

La razón por la que traigo a colación este libro es porque, a mi modo de ver, encuentro ciertos paralelismos entre éste y la manera en que considero que abordan y entienden, Nando y Silvia, su papel como diseñadores. En su afán por investigar y experimentar dentro de la práctica del diseño sacan partido fruto de sus viajes a las cosas más insospechadas que se encuentran en su camino y que consiguen, asimismo, trasladar con éxito al ámbito de sus creaciones textiles.

A pesar de que vivimos en un mundo que tiende cada vez más a la homogeneidad es por ello por lo que quizá precisamente sintamos la necesidad de tratar que se filtre un soplo de heterogeneidad que se manifieste, en relación a lo aquí tratado y para no irme por otros derroteros, en la posibilidad de elegir cual queremos que sea nuestra gramática de la indumentaria. Por lo que considero que tras esta sucinta introducción a la gramática de Potipoti, que dejo ya que cada cual investigue sobre la misma si así lo desea, supongo que ahora ha llegado el turno de que juguemos nosotros a construir la nuestra. Potipoti puede ser un buen ejemplo para ello; un pequeño claro en el bosque sembrado de sombras con formas naíf a punto de germinar.

http://bellasartes.ucm.es/taller-de-estampacion

IMG_1461

La ventana


Mañana otoñal.

Cristal que al muro muestra

poetas sin voz.

MNW.

 

    Acontecía una breve mañana, idónea para hablar acerca de géneros inherentes en su brevedad. Recordé que hacía más o menos un año que escribí mi primer haiku mientras José María Parreño nos acercaba a estos fugaces poemas de la mano de autores japoneses como Matsuo Basho o Kobayashi Issa, del mismo modo que latinoamericanos de la talla de José Watanabe o Juan José Tablada.

    Con reminiscencias a la época del año o la naturaleza considero que la magia de estos escritos confluye del silencio y del vacío que envuelven a la composición, tal como sucede con el arte y la propia organización espacial que abraza a la cultura oriental, en la que el género encuentra su origen. La fugacidad que contienen se refleja en las tres huidizas líneas que expresan un momento, y que nos llevan a sumergirnos en letras que atestiguan su funcionalidad de la misma manera en lo que lo haría una fotografía. Singularizados por un carácter visual que nos remite al instante vacío de metáforas, en lo que lo representado es nada más y nada menos que lo que se ve, son su sencillez y compaginada complejidad las que adquieren un protagonismo simultáneo en los versos. Es esto el ver algo parado, como si de una naturaleza muerta se tratase, sacado de lo cotidiano y asistiendo a una contemplación descriptiva de lo que pase ante nuestros ojos y queramos transformar en imperecedero.

    Leímos también algunos poemas de William Carlos Williams, quien mantiene la particular esencia del haiku en sus composiciones. Tanto el autor como su carretilla roja se convirtieron en un gran hallazgo, ya que personalmente desconocía por completo su obra. Pasamos así a un nuevo género: las greguerías de Ramón Gómez de la Serna, también breves y nacidas de la suma del humor y la metáfora. Suelen caracterizarse por presentar un fuerte diálogo surrealista, ya que la clave a la hora de componerlas está en acceder a asociaciones visuales de imágenes, invertir relaciones lógicas o asociar libremente conceptos contrapuestos. La cuestión es, más bien, cómo no iba a surgir algo que no fuera surrealista de ahí.

    Para finalizar proseguimos con la lectura de nuestros propios poemas, que en esta ocasión se inspiraban en el recital del poeta Fernando Beltrán al que asistimos. Hojas de otoño, nostalgias, tazas, llueves y ahora ya viernes. Palabras comunes que eran nuestras y se mezclaban con otras, con el reflejo de la luz que entraba por la traslúcida ventana que enmarcaba la fotografía de un muro. El atento muro, de color otoño, nos miraba gesticular poesía a través del cristal.

Mari Nieves Vergara Vázquez.

www.bellasartes.ucm.es/el-poema

Captura de pantalla 2012-11-29 a la(s) 14.55.55

Iceberg (parte 1)
El lunes 12 de noviembre a las 18:30 Ignacio Chávarri y Bernardo Sopelana, los comisarios de Iceberg, hicieron una visita guiada de la exposición, parece que el proyecto ha despertado un gran interés pues fuimos bastantes los visitantes que asistimos.
Últimamente encuentro que se ha vuelto común relacionar fenómenos geológicos o geográficos con procesos artísticos, además cada vez más se piensa el comisariado como una forma de ‘cartografiar’ un territorio. Iceberg se define como un proyecto que reflexiona en torno al contexto actual de la creación artística madrileña. Un Iceberg como un témpano de hielo flotante que se ha desprendido de un glaciar, ¿cómo abarcar un lugar tan complejo como Madrid en una exposición de 17 artistas? Un Iceberg como un objeto que navega solitario en medio del océano, ¿es verdaderamente posible configurar una mirada común? Un Iceberg como un bloque hermético, compacto pero que igual terminará por deshacerse.
Nos cuentan los comisarios que un iceberg es imposible de cartografiar, el iceberg es cambiante, su forma va mutando y su ubicación va cambiando a medida de que se desplaza. Pero también un iceberg solo revela en la superficie una mínima parte de su volumen. De alguna forma esta imagen sirve a los comisarios como metáfora de lo que ha sido concebir una exposición como ésta, ellos invitan a varios artistas que consideran apropiados, conocen su proceso y su trayectoria, y cada uno de ellos desarrolla una obra especialmente para la exposición. El resultado de todos modos es imprevisible, vemos obras autónomas en si mismas, que hacen parte del universo propio de cada artista, obras que aparentemente no tienen mucho en común pero que, en conjunto, intentan conformar una mirada.
La exposición pretende definir un contexto que se sabe de antemano inabarcable, hablar de lo que sucede en Madrid en un momento específico en que están sucediendo tantas cosas resultaría una labor titánica (de hecho el Titanic se estrelló con un iceberg), un contexto tan complejo y variado como el madrileño no se puede condensar en 17 obras, esto lo sabemos todos, igualmente tratamos de ver qué puntos tienen en común estas piezas. Esta es una exposición de una generación de artistas jóvenes, que empiezan a tener cierta visibilidad. De artistas que la mayoría estudiaron en nuestra facultad y que viven en Madrid, podríamos intentar encontrar unas líneas temáticas comunes, aunque a primera vista no sea tan evidente.
Por una parte, los artistas son relativamente jóvenes pero sus discursos y técnicas no distan tanto de los usados durante la últimas décadas, casi todas las obras podrían haberse hecho en cualquier lugar del mundo, apelan a imaginarios universales, a excepción quizás de los trabajos de Cristina Llanos y Françoise Vanneraud, dos artistas que trabajan con situaciones reales del contexto de la ciudad. La obra de Llanos recrea una banca de un parque de Madrid que sus habitantes reubicaron para poderse reunir, y la obra de Vanneraud consiste en una instalación de dibujos hechos a partir de testimonios de los habitantes de Tetuán.
El imaginario de la ciencia aparece en obras como las de Carlos Fernandez-Pello, o Julio Adán, sus obras parecen experimentos científicos que tras el artificio técnico dejan entrever un lado poético y nostálgico. En el caso de Almudena Lobera o Teresa Solar las artistas reflexionan en torno al punto de vista del observador, invitan a pensar sus obras como escenografías que la mirada fija del espectador no puede abarcar.
Es de resaltar que tres de los artistas trabajan pintura de gran formato, me gusta encontrar este retorno a la pintura, ya que en el tiempo que llevo viviendo en Madrid no he visto ninguna exposición de artistas jóvenes que pinten, sin embargo en la facultad veo a muchos estudiantes pintando con entusiasmo. El trabajo de Nacho Martín Silva Nada volverá ser como antes, un retrato familiar destruido a hachazos en el suelo, o la pintura de Luis Vasallo La inauguración y la serie de cuadros de José Díaz son trabajos pictóricos que reflexionan y cuestionan la pintura misma como objeto y como forma de representación, sin dejar por ello de estar cuidadosamente trabajados y ser muy agradables visualmente.
Si bien intento sugerir lazos de unión entre algunos trabajos, cada visitante hará relaciones diferentes a partir de su interpretación y sus gustos. ¿Son estas obras reflejo de lo que está sucediendo actualmente en nuestro entorno? ¿O cada artista construye un universo propio al margen de su contexto? Pienso que Iceberg es un proyecto muy valioso para el escenario cultural madrileño, es maravilloso que los artistas hayan contado con un presupuesto y total libertad para desarrollar sus trabajos; sin embargo me pregunto cómo se configura la curaduría alrededor de estas obras tan diversas y autónomas. ¿Es válido negociar contenidos entre artista y comisario en aras de construir un discurso común? ¿Cómo se pueden entender estos trabajos en conjunto? ¿Dialogan verdaderamente entre si?
El 3 de diciembre el equipo de Iceberg y varios artistas de la muestra vendrán a La trasera. Espero que sea una buena oportunidad para volver a entrar en diálogo con este proyecto que muestra el trabajo de artistas que en su mayoría han estudiado en la facultad y que han encontrado la forma de abrirse campo en la escena artística madrileña.


Margarita García


Estudiante del Master en Investigación, Arte y Creación de la Facultad de BBAA de la UCM


margaritagarcia.net

Captura de pantalla 2012-11-29 a la(s) 14.53.59

www.bellasartes.ucm.es/iceberg

entornoaiceberg.tumblr.com/